Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 16 de septiembre de 2010

DESIGUALDAD Y EXCLUSION SOCIAL

DESIGUALDAD Y EXCLUSION SOCIAL
Por: Luis Fernández


América Latina el llamado continente de la esperanza, es y ha sido una preocupación constante, para los que ven como se incrementan los niveles de pobreza absoluta , se profundizan los niveles de desigualdad y de distribución del ingreso, a lo que debemos agregar, el aumento del desempleo ,el incremento del empleo precario y la disminución de la capacidad adquisitiva del salario, todos estos problemas y otros mas han conducido a un deterioro de la calidad de vida, la polarización política y social y un desgaste de las instituciones públicas.

América Latina y el caribe es una región altamente desigual, a tal punto que 10 de los 15 países con mayor disparidad del planeta (Bolivia, Haití, Ecuador, Brasil, Honduras, Panamá, Paraguay, Chile, Colombia y Guatemala) pertenecen a esta zona, son estas realidades las que han definido a América Latina como la región más desigual del mundo.
Los informes y las investigaciones de los organismos internacionales, dan cifras espeluznantes de la realidad latinoamericana, por ejemplo un informe del Banco Mundial del año 2003 , señalaba que el sector mas rico de la población se quedaba con el 48 por ciento del ingreso total, mientras que el sector mas pobre solo recibía el 1.6 por ciento, asimismo otro informe, ‘Estado de la Región’ (PNUD-,Unión Europea 1999) refiere que cerca del 60 por ciento de los 34.6 millones de centroamericanos viven en la pobreza y el 40 por ciento restante vive en la miseria.

Esta situación no ha cambiado y los niveles de pobreza y exclusión social se han profundizado, lo que ha quedado demostrado con los resultados del informe del programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD),sobre desarrollo humano para América Latina y el Caribe ‘Actuar sobre el futuro: romper la transmisión intergeneracional de la desigualdad’, donde se plantea que las mujeres, la población indígena y los afro descendientes son los grupos mas afectados por la desigualdad, el documento hace un llamado a romper el circulo vicioso de la misma y a que su reducción sea una prioridad política de la región.

En América Latina y el Caribe las brechas entre ricos y pobres van en aumento y las disparidades en términos de participación, bienes y oportunidades son enormes, además la región es muy desigual con relación al acceso a los servicios de educación, salud, agua y electricidad, para solo mencionar algunos, además de existir una fuerte exclusión social, lo que esta provocando un freno al ritmo de reducción de la pobreza y al proceso de desarrollo.

Es justo reconocer los esfuerzos realizados por algunos países de la región, en el establecimiento de políticas para combatir la pobreza, siendo Brasil una de las naciones mas exitosas en sus programas para reducir la desigualdad, destacándose también Costa Rica, Argentina, Uruguay y chile, en República Dominicana también se han hecho esfuerzos por reducir la pobreza y la desigualdad, a través del programa solidaridad que se comenzó a implementar en el año 2005 y que según declaraciones del vicepresidente de la republica Dr. Rafael Alburquerque, “ a logrado reducir los niveles de pobreza de 43 a 34 por ciento y la indigencia de 16 a 10 por ciento, en los últimos 5 años”.

Todos estos esfuerzos son loables, pero no suficientes hacen falta políticas mas directas para enfrentar esta compleja situación social y económica, que verdaderamente estén dirigidas a los sectores mas vulnerables de la población y que tal como lo plantea el informe del PNUD, “existen mecanismos tanto a nivel de los hogares como a nivel del sistema político que refuerzan la reproducción de la desigualdad. Entender de manera mas clara estos mecanismos permitirá diseñar políticas que superen el combate a la pobreza y reduzcan con mayor efectividad la desigualdad en la región”.

Hacer frente a las profundas raíces históricas de la desigualdad y la exclusión social en América Latina y el Caribe y de los poderosos intereses económicos, políticos y sociales que la sostienen, constituye un reto enorme de la dirección política latinoamericana, que debe elaborar no solo planes contra la pobreza, sino implementar políticas publicas contra la exclusión social y por la igualdad de oportunidades.

El informe del PNUD nos plantea esta gran verdad,”La reducción de la desigualdad contribuye a crear sociedades conectadas donde el crecimiento económico y la cohesión social se fortalecen. Por el contrario, la desigualdad reproduce desigualdad, tanto por razones económicas como por razones de economía política’, es este el gran desafío lograr una sociedad con menores niveles de desigualdad y exclusión social.

La tarea no es fácil los que siempre se han beneficiado de la explotación de los pueblos siempre se opondrán , a los cambios que favorezcan a las mayorías nacionales, que son las que padecen la desigualdad , la explotación y la discriminación, son ellas las que sufren la inseguridad económica y social, en este mundo global, pero a pesar de esto hay que actuar con decisión propiciando políticas responsables y firmes, que no solo contribuyan a paliar la pobreza , sino que también impulsen la igualdad y la inclusión.

La desigualdad y la exclusión social, producen un gran deterioro en la calidad de vida de los latinoamericanos, frente a esta realidad, se impone la acción de los gobiernos y las fuerzas políticas y sociales, de modo que se inicie una nueva etapa en América Latina, donde el desarrollo y la equidad social, comiencen a producir más riquezas y oportunidades.